lunes, 7 de febrero de 2011

Extraño

Es Extraño 
que cuando tú me mires a los ojos,
yo mire de reojo.
Es extraño
cuando tú me abrazas 
y yo sigo pensando que tú me amas.

Es muy triste
que hasta el momento no menciones ni una palabra
para luego decirme que me odias sin ninguna razón, 
por eso le digo que me abra
las puertas de su corazón.

Desearía poder ser tu amada, 
sin embargo yo sólo soy ni más ni menos que, su aliada.
Y viéndolo, con esa mirada;
puedo creer que usted quisiera tenerme como su estrella dorada.

Con el paso de los años, usted seguirá su camino
mientras como yo, seguiré el mío.
Y, sin nada mas que decir me despido
con éste poema, diciéndole un te quiero, no más y aspiro.

Steph.

2 comentarios: